La primera vez que te llaman: Señor/señora, es uno de los momentos que, a pesar de no advertirlo o no tener el impacto suficiente, marca tu vida por completo, pues te percatas que los demás han observado tu crecimiento y que has cambiado de etapa biológica.

¿Sigues sin aceptar que has envejecido? Es usual que, cuando escuchamos hablar de personas ancianas o veamos publicidad sobre métodos para prevenir el envejecimiento pensemos que no es con nosotros, que no formamos parte de ese público al que le hablan de prevención, enfermedades, hijos, legados, entre otros temas que no deseamos afrontar.

Considerar que poco a poco vamos creciendo y que cada vez nos acercamos más a nuestra adultez mayor es algo que no está en nuestro radar. Intentamos de una y mil maneras vernos y sentirnos jóvenes, preocupados por encajar y sentirnos bien en el momento actual, y, olvidamos que este proceso maravilloso de envejecer debe ser tomado con aceptación, felicidad y sobre todo planificación.

Te has preguntado si, ¿estas preparado para envejecer?,

No es una interrogante que surja todo el tiempo, pero sin duda nos llena de preguntas, incertidumbre y sobre todo el querer saber: ¿Cuándo es el momento perfecto para empezar a planificar mi adultez mayor?

La respuesta es sencilla, cuanto antes mejor.

En el Ecuador, de acuerdo con la legislación laboral vigente, la edad de jubilación promedio, considerando hombres y mujeres, oscila entre los 60 y 65 años con 30 años de aportaciones al seguro social como mínimo.

Si consideramos que una persona promedio empieza su vida laboral luego de la universidad, entre los 23 y 25 años, comprenden alrededor de 35 años de trabajo que deberás construir y aprovechar para sembrar la semilla de tu futuro.

EDADIMPOSICIONESAÑOS DE APORTACIÓN
Sin límite de edad480 o más40 o más
60 años o más360 o más30 o más
65 años o más180 o más15 o más
70 años o más120 o más10 o más
Tabla de jubilación. Fuente: IESS

Tener una planificación financiera personal o familiar te ayudará a ordenar tus actividades y gastos, a continuación, te preparamos algunos consejos que te ayudarán a mejorar tus hábitos y conseguir ese retiro tranquilo, alejado de deudas y obligaciones, cuando te jubiles:

Ahorra y sé prevenido, ejecuta un sencillo Plan de Jubilación

Si bien, ahorrar es el consejo más racional y que de seguro nos permitirá contar con un fondo económico de soporte para nuestra vejez, es importante que consideremos empezar esta actividad lo más pronto posible, pues de ello dependerá el valor y el tamaño del monto que acumulemos. Ahorrar no solo nos permitirá tener la tranquilidad de contar con un soporte financiero, sino que también nos permitirá invertir para llevar a cabo nuestros sueños: viajar a ese lugar que tanto anhelamos, comer en ese restaurante que siempre quise conocer, entre otros.

Y, ¿cuál es la mejor manera de ahorrar? Sencillo, un Plan de jubilación te permite tener un respaldo al momento de retirarte e ir construyéndolo poco a poco con pequeñas cuotas mensuales o anuales; además te brinda asistencias complementarias que garantizan tu bienestar. Te recomendamos el Seguro de Jubilación Equivida qué es una gran alternativa para que tus años dorados sean los mejores.

Visualízate cómo te ves a futuro y ten en cuenta un Seguro de Jubilación

Analiza cómo te gustaría estar en los próximos años y proyecta todas tus acciones para conseguirlo. El tener objetivos claros te permite trazar un camino y buscar soluciones que te permitan llegar a esa meta deseada. Visualiza cómo te ves en 10, 20 o 30 años, qué te gustaría tener y cómo te gustaría sentirte. Trabaja día a día con esa mentalidad para conseguir no solo lo que quieres ahora, si no encontrar lo que sueñas a futuro.

Mientras más temprano contrates un Seguro de Jubilación, más beneficios te traerá cuando te retires de la vida laboral y así podrás disfrutar de ese plan temprano.

Organiza tus actividades

Prioriza tus acciones mira que puedes hacer hoy y que puedes trabajar mañana organizando un calendario qué te permita organizar todas tus actividades y no perder de vista tu objetivo final. Recuerda que todo gran proceso está armado de pequeñas de acciones, así que empieza desde hoy.

Cuida tu salud

Recuerda que tu salud es el factor principal. Cuidar de ti es una prioridad sobre todas las demás, hacer ejercicio, tener una buena alimentación y cuidar tu salud mental son tres acciones que debes tener muy presente para poder tener vitalidad y fuerza cuando seas adulto mayor. Te recomendamos leer nuestro artículo: Consejos para cuidar tu salud física y emocional

Construye tu felicidad

Recuerda que construir un futuro próspero depende de ti. No esperas a que lleguen los 30´s, 40´s, 50´s para pensar en tu vejez.

Haz las cosas que amas y arriésgate. Toma en cuenta que la vida pasa con una brevedad casi imperceptible y que en el momento menos pensado nos daremos cuenta qué los años han pasado a toda prisa, y, ese momento no debe tomarnos con tristeza o arrepentimiento sino con la alegría de haber hecho lo que nos hace felices.