Dieta mediterránea, una alternativa para el cáncer de mama 

Blog Entorno Seguro

seguro de vida | Abril 22, 2020

De acuerdo con recientes investigaciones son varios los factores que pueden incidir en el desarrollo de un cáncer de mama, algunos fuera de tu control como, por ejemplo, tu edad, antecedentes familiares o características étnicas. Sin embargo, hay otros que están bajo tu control y que te ayudarán a disminuir la probabilidad de padecer esta enfermedad, y entre ellos encontramos tu composición corporal, la actividad física y tu alimentación.

 

Si bien no existe información que establezca una relación directa entre la dieta y la prevención del cáncer de mama, pero si consideramos la nutrición como un sentido mucho más amplio,  es posible encontrarnos con investigaciones sólidas que demuestran una clara relación entre la obesidad, la actividad física y el consumo de alcohol con el cáncer de mama.

 

Para empezar, la obesidad y el sobrepeso son factores de riesgo determinantes para las mujeres que hayan pasado o estén pasando por la menopausia, es por eso que te recomendamos conocer cuál es tu índice de masa muscular (IMC) es el número resultado de dividir tu peso en kg para el cuadrado de tu estatura.  Si el resultado es mayor a 25 se puede decir que la persona tiene sobrepeso y si es superior a 30 estaríamos hablando de obesidad. ¿A ti qué resultado te dio?

 

Continuando con el segundo punto nos encontramos con la actividad física, el ejercitarte de forma continua se convierte en un factor protector. Lo recomendable sería tener la actividad física equivalente a caminar durante 150 minutos semanalmente y si, es más, mejor. Cuanto más exigente sea la actividad física mayores serán sus resultados, actividades como la natación o la bicicleta pueden ser de mucho beneficio, pero tranquila, que una sesión corta en la caminadora estará bien para empezar.

 

Al igual que la obesidad o el sobrepeso el consumo de alcohol es un factor de riesgo importante en la aparición de cáncer de mama especialmente en la postmenopausia. Estudios revelan que el riesgo de padecer cáncer de mama incrementa un 10% por cada 10 gramos de etanol (alcohol puro) al día. Esta cantidad se la encuentra aproximadamente en una botella pequeña de cerveza (250 ml).

 

Y aunque por el momento no existen datos concluyentes con respecto a la dieta como un elemento protector contra el cáncer de mama, entre los estudios realizados se destaca el consumo de hortalizas y verduras, de alimentos altos en carotenoides y las dietas ricas en calcio. La zanahoria, el tomate o la sandía son alimentos altos en carotenoides pues son los pigmentos responsables de darles sus colores rojizos o anaranjados.

 

A continuación, te compartimos el extracto de una investigación sobre la dieta mediterránea y su positivo impacto en el cáncer de mama, llevada a cabo por El Grupo GEICAM de Investigación en cáncer de mama, una institución sin ánimo de lucro, con reconocimiento tanto dentro y fuera de España y que desde su fundación ha realizado estudios con alrededor de 61.000 mujeres.

 


 

Dieta mediterránea y cáncer de mama

Existe una cierta variabilidad en la definición de dieta mediterránea, y por otro lado no existen demasiados estudios que hayan abordado directamente la relación entre la adherencia a este tipo de patrón de este tipo de dieta y el cáncer de mama. Sin embargo, los pocos que lo han hecho tienden a mostrar efectos positivos. De hecho, la mayor parte las características de la dieta mediterránea son perfectamente asimilables a una dieta orientada a la prevención del cáncer: consumo diario, abundante y variado de fruta y verdura; consumo diario de variedad de cereales, preferiblemente integrales; uso del aceite de oliva como principal fuente de grasa; consumo diario de algún producto lácteo; pescado y priorizando carne blanca como principal fuente de proteínas y grasa animales a la carne roja y carne procesada; consumo poco frecuente de alimentos ultraprocesados y con alto contenido de azúcares refinados.

 

No obstante, es necesario señalar un elemento diferencial entre la dieta mediterránea tradicional y la dieta frente al cáncer: la primera admite el consumo de alcohol, específicamente de vino, con moderación. Además de la costumbre y los hábitos locales se ha postulado también un posible efecto beneficioso de ciertos componentes del vino en la salud cardiovascular. Pero respecto al cáncer en general el consumo regular de alcohol es uno de los factores de riesgo más importantes, sobre todo en personas que ya han mostrado una susceptibilidad aumentada, como son las supervivientes de cáncer de mama: en ellas el consumo de alcohol debe evitarse totalmente.

 

Finalmente, en tanto como sea posible la obtención de niveles de consumo de nutrientes y compuestos bioactivos en la protección del cáncer debe obtenerse de la dieta, sin necesidad de incluir suplementos dietéticos, de minerales o multivitamínicos. La utilización de estos suplementos debe reservarse para la corrección de deficiencias específicas de algún micronutriente, y siempre por indicación de un/a profesional.

 

Estudio epidemiológico EpiGEICAM y dieta mediterránea

Conscientes de la necesidad de profundizar  en los aspectos ligados al incremento de la incidencia del cáncer de mama en España, GEICAM puso en marcha en el año 2006 el estudio epidemiológico epiGEICAM, coordinado por la Dra. Marina Pollán y en el que participaron 1.017 mujeres recientemente diagnosticadas de un tumor de mama y 1.017 mujeres control. El objetivo del estudio fue investigar el papel de los factores reproductivos, estilo de vida, dieta y consumo de alcohol en el caso concreto de España.

 

Entre las conclusiones aportadas por dicha investigación, destacan los datos que indican que una dieta rica en verduras, fruta, aceite de oliva, pescado y legumbres y limitar el consumo de productos grasos, carne, embutidos, dulces y bebidas azucaradas (la llamada “dieta mediterránea”) puede reducir hasta en un 30% el riesgo de desarrollar cáncer de mama. En el lado opuesto, la dieta occidental, con un alto consumo de grasas, dulces y bebidas calóricas, la más frecuente en las mujeres jóvenes, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama.1

 


Decidimos incluir este fragmento de la investigación pues complementa la información con la que iniciamos este blog. Esperamos que te haya ayudado a comprender de mejor manera cuáles son los factores de riesgo que están bajo tu control. Además, nos encantaría que te animes a probar esta nueva dieta que además de ser riquísima tiene beneficios para tu salud.

Pero como hay factores de riesgo que no puedes controlar, en Equivida tenemos el único plan de protección contra el cáncer de mama, SeNosCuida por $9 y SeNosCuida Plus por $19 dólares al mes respectivamente te entrega hasta $30.000 u $80.000 en efectivo para tu tratamiento, únicamente con el primer diagnóstico. Además, te brinda asistencia psicológica durante tu tratamiento y un seguro de vida.

¿Cómo contratarlo?

 

Quizás eso es lo más fácil, solo debes ingresar en nuestra web: http://bit.ly/SenosCuida seleccionar el plan que más te convenga, llenar el formulario y completar el pago. No te preocupes de ingresar tus datos pues nuestra web cuenta con todas las seguridades para compras online.

1 Dieta en la prevención del cáncer de mama. (s.f). GEICAM Investigación en cáncer de mama[Blog]. GEICAM. https://www.geicam.org/cancer-de-mama/el-cancer-de-mama-se-puede-prevenir/habitos-saludables/dieta  [10-03-2020]

 

fivestart
Para comentar debes iniciar sesión o si no eres usuario debes regístrarte:

Dieta mediterránea, una alternativa para el cáncer de mama